Jon Kabat-Zinn

Contraindicaciones del medicamento “multitarea”, consulte a su farmaceútico.

Somos parte de una sociedad “hiperinformada donde recibimos tal cantidad de información a diario, que resulta complicado digerirla, incluso mediante un adecuado tratamiento para la organización y uso de la misma. Pero no es sólo la gran cantidad de impactos recibidos, sino también la dificultad de vivir en un mundo donde nos sobrepasan las preocupaciones, y pretendemos adaptarnos neuronalmente a la multitarea. La administración eficaz del tiempo, se torna compleja cuando se nos presentan diversas y variadas tareas, todas necesarias e importantes de atender a la vez. Y es que por más que tratemos de entrenar nuestro cerebro para hacer varias cosas simultáneamente, no está preparado para ello. Supongo que muchos de vosotros me contradeciréis, pues el “multitask forma parte de vuestro quehacer diario. Pero esta conclusión, no es sólo fruto de mis vivencias al respecto, sino también de estudios desarrollados por numerosos investigadores de este campo. Sólo tenéis que realizar una búsqueda en Internet, para corroborar la existencia de una prolija literatura.

En este último año, me he sentido esclavo de la multitarea como sistema de autogestión. En ciertos momentos, mis circunstancias han sido las que han tripulado mi tiempo, poniendo mi atención en todos los sitios y en ninguno. Pérdida de control en la concentración, falta de consciencia corporal y desregulación de las emociones. En realidad, estamos incurriendo en calidad, eficiencia, profundidad y tiempo a nivel personal y empresarial. La multitarea es una debilidad y no una fortaleza, frente a lo que a primera vista puede parecer. Cuando una persona realiza dos o más acciones de forma simultánea, no duplica su actividad cerebral, sino que la divide. Es decir, esa focalización intermitente cada pocos minutos o segundos en varias cosas, provoca una mayor cantidad de errores, y peor rendimiento en cada una ellas. Por ejemplo, si mientras redactamos un artículo para nuestro blog, hacemos caso al unísono a cada una de las alertas del Smartphone, probablemente esto irá en detrimento del tiempo necesario para finalizarlo o de la calidad del mismo.

De aquí se deduce directamente, que no soy un defensor de este modelo para la gestión del tiempo. En contra, valoro otra opción que opino soslaya las carencias del anterior, mejorando la productividad, capacidad de autocontrol y calidad de vida de los individuos. Me refiero a la práctica del “Mindfulness”, un enfoque a favor de poner el énfasis en la gestión de la atención.

El Mindfulness (atención plena) es una técnica milenaria que procede de Oriente, pero que se ha popularizado en Occidente y aplicado al mundo empresarial, gracias al médico y profesor Jon Kabat-Zinn. Significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. Un profesional adiestrado en Mindfulness, se adaptará de una manera ágil y sostenida, a todos los cambios que se producen sin cesar en el entorno empresarial actual. Además, logrará sustraerse de la frustración y de ese tan temido y odiado, estrés laboral u organizacional, causado por la multitarea y la dispersión mental.

Mindfulness

Mindfulness

Entre las empresas que han impulsado y ya tienen en marcha programas basados en Mindfulness, están: Google, Apple, Nike, Procter and Gamble, Toyota o Starbucks. Estas organizaciones han mejorado mediante esta técnica el rendimiento y productividad de sus directivos, reducido el coste del estrés en el trabajo y eliminado el “síndrome de burnout”.

Cada uno de nosotros escoge como enfrentarse a la vida, yo he decidido concentrarme en cada momento para vivirlo lo más intensamente posible, y conseguir mis objetivos de modo excelente.

Anuncios