turismo del porro

Turismo en clave de Diferenciación: Turismo de Narcóticos, del Morbo y Cinematográfico.

La búsqueda de nuevos nichos de mercado ha dado lugar a que en el sector turístico, se desarrollen en estos últimos años algunas tipologías de lo más llamativas y curiosas. Todas ellas, con la finalidad de hacerse un hueco en un mercado tan competitivo como el turístico, satisfaciendo necesidades muy concretas de la demanda. Se aprecia, por tanto, en este entramado empresarial una fuerte estrategia de diferenciación. Un número importante de consumidores deja de ser tendencioso, no queriéndose ajustar a los grupos de productos y servicios turísticos mayoritarios o comunes. Simplemente, desean seguir disfrutando de sus aficiones en el periodo vacacional. Están dispuestos a pagar más por una experiencia a medida, que les permitan practicar lo que realmente les apasiona, dejando atrás todos aquellos servicios accesorios que no les aportan valor alguno.

Investigando un poco en Internet me encuentro con comunidades de turistas, empresas y países que se salen de la cotidianidad del sector. Hasta el punto de encontrar ejemplos de regiones, que han soportado cambios en su legislación para mostrarse más permisivos ante determinadas prácticas turísticas. Y es que todo es posible, cuando priman los intereses económicos. A continuación, comparto con ustedes ciertas tipologías turísticas que particularmente me han llamado mucho la atención:

   – Turismo de narcóticos: El turismo del porro o de narcóticos se ha convertido en tendencia y foco de atracción en lugares como Colorado, Jamaica y Ámsterdam. La legalización de la marihuana “para uso recreativo” en el Estado de Colorado, ha disparado el interés por viajar a dicha parte de Estados Unidos. Durante los tres primeros meses del año, la búsqueda de hoteles en la ciudad de Denver, capital de Colorado, ha aumentado un 25% respecto al mismo período del año pasado.

En el país caribeño de Jamaica, los agricultores locales ofrecen tours ilegales para probar y adquirir marihuana. A lo largo del tour, explican a los  visitantes cómo comprar y “catar” las diferentes variedades de este producto. Al tratarse de una actividad ilícita y para evitar posibles problemas con la justicia, los turistas deben demostrar que realmente son excursionistas y no policías de incógnito fumándose un cigarro de marihuana delante del guía.

En Holanda, la entrada en vigor en 2011 de una ley que limitaba la venta de marihuana en los “coffeeshops”, en tres provincias del sur del país, no ha impedido que el alcalde de Ámsterdam se oponga a dicha medida. Él mismo, anunciaría que los turistas extranjeros podrían seguir accediendo a los 220 coffeeshops de la ciudad y consumir marihuana libremente. La ciudad de Ámsterdam recibe anualmente unos siete millones de turistas, de los que se estima que aproximadamente medio millón acude a esos establecimientos a fumar marihuana.

Turismo de Narcóticos en Colorado

Turismo de Narcóticos en Colorado

   – Turismo del morbo: También conocido como turismo de la muerte o “dark tourism”, es cada vez más objeto de estudio por parte de la comunidad académica y motivo de interés de empresas turísticas y destinos. Así lo demuestra, por ejemplo, la famosa “Ruta de los muertos y el escándalo de Hollywood”

Los expertos definen el “dark tourism” como la fascinación o curiosidad que pueden sentir las personas por visitar lugares asociados a la muerte. De hecho, millones de viajeros en todo el mundo, cuando están en determinados países o ciudades, seguramente pueden sentir el impulso de ir a visitar ciertos lugares: cementerios, un museo del horror, el punto exacto donde falleció un personaje famoso, el sitio donde se cometió un atentado, un campo de exterminio, el escenario de una batalla sangrienta. Por esta razón, desde las organizaciones turísticas ha proliferado el diseño de productos (tours, excursiones…) que tratan de satisfacer esa necesidad descubierta, sobre todo en las sociedades modernas y occidentalizadas, por “consumir la muerte”.

   – Turismo cinematográfico: Se estima que alrededor de 40 millones de viajeros cada año escogen visitar un país concreto, debido a su interés principal de recorrer los escenarios de alguna película que les impactó profundamente. Una película actúa sobre el espectador como un folleto virtual, con tres ventajas sobre la publicidad turística convencional: es más prolongada en el tiempo, llega a más gente y crea vínculos emocionales al integrar los paisajes en historias y personajes, que atraen al espectador más intensamente. Así, encontramos varios ejemplos en Nueva Zelanda (“El señor de los anillos”), Carolina del Norte (“Los juegos del hambre”), Barcelona (“Vicky Cristina Barcelona”), etc.

El turismo inducido por el cine está considerado como un vector del denominado turismo de motivaciones, que busca algo más que el sol y playa, y los destinos convencionales. Las oficinas responsables del marketing de destinos están cada vez más interesadas en esta tendencia, por lo que promueven activamente el turismo cinematográfico, para atraer rodajes, y luego promocionar los escenarios y rutas creadas a posteriori al efecto.

Como conclusión, por curiosa que puedan llegar a ser tus aficiones como turista, seguro encontrarás una comunidad que las comparta. Y empresas ávidas y especializadas en satisfacer tan peculiares deseos de consumo.